NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

LAS CIUDADES INVISIBLES. Italo Calvino

El emperador de los tártaros, Kublai Kan, gobierna un imperio tan basto que no logra hacerse una idea de su magnitud, de sus límites ni de si es un estado esplendoroso y fuerte o en decadencia y débil.
Desconoce qué ciudades componen el imperio y cómo son estas, sus edificios, sus calles o sus gentes.

Para su información cuenta con los informes que le facilitan sus mensajeros pero solamente logra hacerse una vaga idea del estado de su imperio.

Cuando llega Marco Polo se convierte en el embajador preferido del emperador. Éste le pide que viaje por su imperio y le describa lo que ve. No será el único explorador, pero será el que mejor relate sus experiencias, es mas, Marco Polo describe tanto lo que ve como lo que no ve, ciudades que existen y que no existen, y que están ahí sólo para Marco y para Kublai Kan.

El veneciano intenta expresarse lo mejor que puede primero, gesticulando y exclamando y luego, a medida que va dominando el idioma, describiendo las ciudades por las que pasa con exquisita minuciosidad.

“No es que Kublai Kan crea en todo lo que dice Marco Polo cuando le describe las ciudades que ha visitado en sus embajadas, pero es cierto que el emperador de los tártaros sigue escuchando al joven veneciano con más curiosidad y atención que a ningún otro de sus mensajeros o exploradores.”

Polo hace ver a Kublai ciudades suspendidas sobre un precipicio a base de cuerdas, otras con mil pozos en sus calles, ciudades hechas con cañerías, flanqueadas por torres metálicas o ciudades en las que sus habitantes están permanentemente pendientes del cielo.

Estas ciudades vienen a dividirse en grupos: las ciudades sutiles; las ciudades escondidas; las ciudades y los ojos; las ciudades y los muertos; las ciudades y el cielo; las ciudades y los nombres, las ciudades y los trueques; las ciudades y los signos; las ciudades y el deseo; las ciudades continuas.

Los capítulos están organizados de un modo caótico, y llama la atención que en numerosas ocasiones el nombre de un capítulo se repite. Esto le da al libro un cierto sentido laberíntico.
La explicación que da Calvino en el prólogo es la siguiente:

«Al final decidí que habría 11 series de 5 textos cada una, reagrupados en capítulos formados por fragmentos de series diferentes que tuvieran cierto clima común. El sistema con arreglo al cual se alternan las series es de lo más simple, aunque hay quien lo ha estudiado mucho para explicarlo”

En cierto momento del libro el Gran Kan propone a Marco Polo que ahora él describirá algunas ciudades y Polo le confirmará si en realidad existen, formando un mapa de ciudades tal vez inexistentes fabricadas por la mente.
Cuando uno termina de leer cada capítulo, la mente comienza a recrear las imágenes que Calvino inventa, creando ciudades imaginarias y paseando entre calles y gentes de lugares a los que a uno le gustaría visitar, contemplar o vivir durante un tiempo.

A lo largo del libro nos encontramos repetidas veces con la misma estructura, un diálogo entre Kublai Kan y Marco Polo a modo de prólogo, seguido de una exposición de varias ciudades y otro capítulo en el que reaparecen los dos personajes como conclusión.

Libro especialmente recomendado para aquél que desee descubrir y perderse en nuevos lugares en su próximo viaje dejando volar la imaginación y soñando con otros muchos lugares posibles.

«En Las Ciudades Invisibles no se encuentran ciudades reconocibles. Son todas inventadas; he dado a cada una un nombre mujer; el libro consta de capítulos breves, cada uno de los cuales debería de servir de punto de partida de una reflexión válida para cualquier ciudad o para la ciudad en general.

 

 

 

¿Qué es hoy la ciudad para nosotros? Creo haber escrito algo como un último poema de amor a las ciudades, cuando es cada vez más difícil vivirlas como ciudades. Tal vez estamos acercándonos a un momento de crisis de la vida urbana y Las ciudades invisibles son un sueño que nace del corazón de las ciudades invivibles.
A este emperador melancólico que ha comprendido que su ilimitado poder poco cuenta en un mundo que marcha hacia la ruina, un viajero imaginario le habla de ciudades imposibles, por ejemplo una ciudad microscópica que va ensanchándose y termina formada por muchas ciudades concéntricas en expansión, una ciudad telaraña suspendida sobre un abismo, o una ciudad bidimensional como Moriana”.

 

Italo Calvino.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén