NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia… y alguna rareza que otra

¡INDIGNAOS! Stéphane Hessel

Muy de cuando en cuando surge un fenómeno editorial de ventas inesperado tanto por el editor como por el autor que inunda las librerías sin previo aviso.

Esta vez ha sido en Francia, aunque no ha sido una novela, ni un ensayo…, ni siquiera ha sido un libro, que en pocos meses ha vendido cerca de dos millones de ejemplares. Ahora ya está publicado en España. Veremos si aquí tiene una repercusión similar.

“Indignez vous! (¡Indignaos!)” es más bien un panfleto de unas pocas páginas, buena parte de las cuales están dedicadas a la biografía de su autor.

Stéphane Hessel, de 93 años nació en Berlín aunque emigrado en Francia desde los 7 fue educado por sus padres (el escritor y ella pintora) en un ambiente culturalmente activo e inquieto. Así conoció a Picasso, Duchamp, Sartre o François Truffaut.

Sus ideas le hicieron rebelarse y ser activista de la resistencia francesa; peleó contra los nazis; fue apresado por la GESTAPO; se escapó de un campo de concentración; lo volvieron a capturar y volvió a escaparse.

A finales de los años 40 se hizo diplomático y participó en la elaboración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (es el único miembro vivo del equipo).

Y ahora, contrariado con la decadencia actual se pregunta cómo en aquellas circunstancias tan adversas se pudo construir una sociedad más o menos justa y hoy, con la abundancia actual, se tolere impasiblemente cómo se van reduciendo y se tiran por tierra las conquistas y el bienestar obtenidos en peores tiempos.

En la edición española ha sido añadido un prólogo del economista y escritor José Luis Sampedro titulado “Yo también” que une sus pensamientos a los de Hessel y que comienza así: “Yo también nací en 1917. Yo también estoy indignado”.

El libro (más arriba ya hemos mencionado que es más bien un panfleto, engordado en su versión española) es muy poquita cosa, apenas 60 páginas y en su contenido recuerda bastante a alegatos similares de Ernesto Sábato o José Saramago.

Su grito de guerra es la indignación. Su alegato es contra la indiferencia y está dirigido especialmente a los jóvenes, los que van a vivir en el siglo XXI.

“Las razones de la indignación pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo” pero siguen ahí , en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. Buscad y encontraréis, coged el relevo ¡Indignaos¡ porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia».  

Hessel invita a los jóvenes a indignarse ante la sumisión de los sistemas financieros, a cambiar indiferencia por insurrección pacífica, a darse cuenta de que las cosas se pueden cambiar.

Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación.  Es un valor precioso. Cuando algo te indigna como a mí me indigno el nazismo, te conviertes en alguien militante, fuerte y comprometido. Pasas a formar parte de esa corriente de la historia, y la gran corriente debe seguir gracias a cada uno. Esa corriente tiende hacia mayor justicia, mayor libertad, pero no a esa libertad incontrolada del zorro en el gallinero. Esos derechos, cuyo programa recoge la Declaración Universal de 1948, son universales. Si os encontráis con alguien que no se beneficia de ellos, compadecedlo y ayudadlo a conquistarlos. 
Hessel señala los problemas más graves a su parecer. El desmantelamiento del Estado del Bienestar; el incumplimiento de los derechos humanos por todo el planeta; el poder del dinero que “nunca ha sido tan grande, insolente y egoísta”. Y una de sus fundamentales causas de indignación: la situación de Palestina, donde a mi juicio mete la pata profundamente al rechazar el terrorismo simplemente porque “no es eficaz”.

En definitiva, ¡Indignaos! es un llamamiento a la “insurrección pacífica”, sin concretar más en alternativas pero constatando que la peor actitud es la indiferencia.

Hessel termina su alegato diciendo: “A todos aquellos que harán el siglo XXI, les decimos con todo nuestro afecto: Crear es resistir. Resistir es crear”.

Ahora somos cada uno de nosotros quienes debemos preguntarnos qué es lo que más nos indigna, a qué nos debemos resistir o qué debemos crear.


próximo Publicación

Atrás Publicación

© 2019 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén