NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

EN LA CABEZA DE STEVE JOBS: La gente no sabe lo que quiere, él si.

Este libro lo vi en mayo en una librería de Roma mientras buscaba cosas de Italo Calvino y, aunque me llamaba la atención, consideraba que era otro de esos panfletos que tratan de desmenuzar la vida privada de la gente popular para aprovechar el tirón.

Al final me hice el ánimo de comprarlo y para mí ha resultado ser un libro revelador. Encontramos una personalidad singular y un notable ejemplo de constancia, innovación, pasión y talento en el mundo de los negocios. Uno de esos libros que enganchan.

No obstante sus doscientas páginas y pico son de lectura fácil.

Parte biografía, parte guía de liderazgo, Leander Kahney bucea en la personalidad del hombre que lleva las riendas de la compañía electrónica de moda: Apple.

Había leído y oído alguna cosa acerca de la manera de pensar y operar de Steve Jobs pero en este libro se cuentan numerosas anécdotas acerca de la vuelta de Jobs a la compañía de la manzana. Algo más de una década después de que fuese despedido de la empresa que fundó (en 1985 por «improductivo y fuera de control«) volvió y logró colocarla, después de haber estado al borde de la quiebra, en una de las posiciones de referencia en tecnología e innovación .

Megalómano, de escasas habilidades sociales, narcisista, obsesivo, maniático, despreciador de lo mediocre, elitista… es al mismo tiempo un visionario, genio de los negocios, amante del vídeo, pescadariano (vegetariano que puede comer pescado), budista antimaterialista… una personalidad con contradicciones que ha revolucionado cuatro grandes industrias: en los años 70 la de los ordenadores personales con el Macintosh, la de la animación digital con Pixar, y ya a su vuelta a Apple a finales de los 90 la de la música con el iPod y con iTunes y la de la telefonía móvil con el iPhone. Leander Kahney, lo deja claro en la contraportada del libro, los contrasentidos de un líder como es Jobs.

El libro, que no es una autobiografía sino el trabajo de investigación y recopilación de datos del periodista Leander Kahney (blogger de Cult of Mac) parece, no obstante, ser fiel a la realidad. Se cuentan numerosas anécdotas, contadas de primera mano por algunos de sus protagonistas, de los principios de la creación de la compañía y, ya a su vuelta a finales de los 90, de cómo se logró invertir la situación de una empresa al borde de la quiebra a crear productos que son el objeto de deseo de las masas haciendo de Apple el gigante que es.

Kahney también cuestiona y/o desmiente ciertas manías o aspectos de la personalidad de Jobs, como su trato humillante a sus empleados, su costumbre de despedir a la gente en el ascensor (ser stevizado), sus escasas habilidades sociales, mal carácter o fuerte temperamento. Se dedica buena parte del libro a los aspectos peculiares de la vida de Jobs, como su detallismo llevado al extremo, su incesante trabajo y su peculiar modo de ver los negocios. Incansablemente siempre está tratando de encontrar detalles que pueden ser mejorados en los productos de su marca ya sean software o hardware en una continua búsqueda de la innovación y la simplicidad.

Steve Jobs es el primer banco de pruebas de Apple. Una de sus limitaciones, que se convierte en su mayor ventaja, es que no es ingeniero; tampoco tiene formación reglada como programador. Dejó la universidad durante el primer año porque no sabía a qué quería dedicar su vida. Por tanto no piensa como un ingeniero sino como un usuario, lo que lo convierte en el mejor banco de pruebas de los posibles nuevos productos. Uno de los pilares fundamentales en el diseño de Apple es la simplificación. Para Jobs la clave del éxito de un nuevo productos es que sea simple, por lo que se trata de quitar opciones al consumidor.

Resulta intrigante leer sobre el secretismo que hay en Apple en torno al lanzamiento de nuevos productos, donde ni siquiera empleados cercanos al proyecto saben a ciencia cierta cómo será el producto que se va a presentar en unos minutos.

No se puede pasar por alto el ambiente interno en la empresa que hace que sus empleados entreguen de sí más de lo que se les exige, todo por consolidarla como líder mundial en innovación.

Fenómeno cultural antes que comercial, algunas de sus intervenciones de Jobs en los medios han sido así:

Estimados amig@s:

“Busco una empresa que necesite arreglo, con una base solida. Estoy dispuesto a destruir muros, construir puentes y encender fuegos. Tengo mucha experiencia, mucha energía, un poco de esa “visión de las cosas”, y no temo empezar desde el principio”.

Curriculum de Steve Jobs en la web de Apple Mac.

“La innovación no tiene nada que ver en cuantos dólares en I+D tienes. Cuando Apple salió con el MAC, IBM gastaba al menos cien veces más en I+D. No se trata de dinero. Se trata de las personas que tienes, cómo diriges y cuánto consigues”.

Steve Jobs

Fortune, 9 de noviembre de 1.998.

…………………………

Es un hombre hecho a sí mismo que ha revolucionado y revolucionará sin duda el sector de la tecnología, Jobs ha cambiado para siempre el mundo de la informática personal. No todo han sido aciertos, no han faltado riesgos y algún tropezón, se ha empezado de cero cuando ha hecho falta y siempre se ha tenido presente el concepto de que «la gente no sabe lo que quiere hasta que se le muestra».

Ha permanecido siempre fiel a sí mismo y a su personal visión, que nunca ha pasado a un segundo plano: dejar un sello indeleble en el Universo.

Lo dicho, me pareció revelador, y creo que así también les parecerá a los que lo lean.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén