NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia… y alguna rareza que otra

EL SENDERO DE LA MANO IZQUIERDA. Fernando Sánchez Dragó.

El título del libro, ya es críptico antes de empezar. ¿Pero qué es eso del sendero de la mano izquierda? El autor explica: «senderos de la mano izquierda… en oposición a los de la mano derecha, que son los ortodoxos y reservados al común de los mortales». Es decir, que está dirigido para transgresores del pensamiento dominante.

Con “El Sendero de La Mano Izquierda”, Dragó resume su forma de ver las cosas, su filosofía, su orientalismo… y sus contradicciones. Es un código de conducta con 181 preceptos que en mi opinión se aleja bastante de la realidad, al menos en algunos de ellos.

Las claves

Nº1 «Para empezar, y por si acaso, ríete de todo, porque nada importa nada». Ahí queda eso. Realmente es un buen comienzo del libro, hacer ver a la gente que las cosas se perciben mejor desde una cierta distancia, quitando una buena dosis de dramatismo. A mi me recuerda aquella otra que decía así: “No os toméis la vida demasiado en serio; de todos modos no vais a salir vivos de ella”.

En el axioma número 3 se dice: “No creas en nada, no creas a nadie. Verifica personalmente lo que se te dice”. Este me lo quedo, pero… el problema es que entra en confrontación directa con otras perlas que se “sueltan en el libro” que se aceptan sin más. Porque sí. La prohibición de donar órganos… la entelequia esa del cordón de plata… y toda la visión anticientífica de Sánchez Dragó.

Todo esto no debe espantar al lector, ya que está escrito sin intención de adoctinar a nadie y así lo avisa el propio autor.

No voy a repasar más puntos expresando mi opinión sobre cada uno, el lector será suficientemente inteligente para darse cuenta de qué preceptos son interesantes y pueden aportar algo y cuales son absurdos y rechazables.

Conclusión

Uno puede ir leyendo el libro e ir señalando los axiomas que le parezca que valga la pena tener presentes y más tarde releer solamente estos. Al final pueden saltar por los aires perfectamente un tercio de los mismos. De este modo se convierte en un libro casi decente.

No obstante, tanto en la introducción como en el último mandamiento el lector queda avisado: 181º “No te fíes de mí. No sigas al pié de la letra estos consejos. Selecciónalos, acomódalo y, sobretodo, verifícalos.”

El libro está aderezado con unas cincuenta páginas de epílogos y apéndices que le dan más aire trascendental si cabe.

Para hacerse una idea de la atmósfera de esta lectura, solo decir que obtuvo en 2002 el Premio Espiritualidad.

A pesar de todo esto, yo no lo desaconsejaría; tiene partes aprovechables y, si se lee con sentido crítico, se pueden sacar buenas conclusiones ya que, pese a todo, está basado en la larga experiencia vital de Fernando Sánchez Dragó.

próximo Publicación

Atrás Publicación

© 2019 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén