NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia… y alguna rareza que otra

EL DILEMA DEL PRISIONERO. William Poundsone.

En esta ocasión el autor del libro que nos ocupa es William Poundstone.

El Dilema del Prisionero es un modelo utilizado en la Teoría de Juegos, que a su vez es un área de la matemática aplicada y su fin es estudiar las conductas en organizaciones o estructuras donde se debe tomar una decisión en función de unos incentivos dados.

Básicamente es un juego en el que a dos sujetos sin posibilidad de comunicación se les plantea el mismo dilema. Puede cooperar con el otro jugador o puede traicionarlo.

El dilema es tal porque si se elige cooperar cuando el otro también lo elige conlleva un beneficio pero traicionar al otro participante mientras él coopera da un beneficio mucho mayor. La tentación de desertar es fuerte, pero si los dos desertan, el castigo o penalización es para ambos.

Hay muchas modalidades de este juego, pero el dilema en todos ellos viene a ser si es rentable ser altruista o muy al contrario, si ser altamente egoísta sale más a cuenta. Los resultados en cada situación son sorprendentes.

Los investigadores de este campo estudian las estrategias más apropiadas a cada tipo de situación y las contrastan con el comportamiento observado en individuos sometidos a estas situaciones.

Sus orígenes vienen de un intento por entender el funcionamiento de la economía, pero desde ese campo han surgido aplicaciones interesantísimas en áreas tan diversas como la filosofía, la sociología, la biología evolutiva, la ética, la política, la guerra… incluso la inteligencia artificial.

Quien más claramente sacó a la luz la teoría de juegos fue John von Neuman durante los primeros años de la guerra fría por su aplicación en la estrategia militar y la carrera armamentística nuclear y especialmente con el concepto de destrucción mutua garantizada.

«El Dilema del Prisionero» se podría clasificar como ensayo, libro científico, psicológico, matemático, sociológico o histórico sin temor a equivocación, incluso podría entrar en la categoría de biográfico.

El título no hace honor al contenido ya que es un repaso a toda la Teoría de Juegos, no solo al más famoso de ellos, explicándose el funcionamiento de El Juego del Gallina o La Caza del Ciervo, entre otros.

Hace un recorrido desde su creación y sus principios, pasando por sus aplicaciones durante la guerra fría, la corporación RAND y las diferentes vertientes de la Teoría de Juegos. Gran parte del libro se centra en la vida de John von Newman.

Había leído poco de este personaje, pero después de este libro uno tiene serias dudas de que pueda haber existido una inteligencia al menos igual a la suya en toda la historia de la humanidad.

Nacido en Hungría y de familia judía, era capaz de dominar aritmética básica antes que otros niños nisiquiera empezasen a hablar y adquirió una excepcional habilidad para el cálculo mucho antes de ir a la escuela.

De niño formó parte de éxodo masivo desde Europa central a causa del advenimiento de los nazis al poder.

Era ferviente anticomunista pero aunque esto pudo influir en sus opiniones acerca de la política durante la guerra fría, no afectó a sus matemáticas. Como Poundstone apunta, la teoría de juegos ni es moral ni inmoral, es simplemente un campo de la matemática y los hallazgos de von Neuman están libres de cualquier consideración política o religiosa.

Gran parte de su trabajo lo desarrolló al servicio de la corporación RAND. También formó parte del grupo de Los Álamos que desarrollaron la bomba atómica donde sus prodigiosas cualidades en el cálculo fueron claves.

Aunque Newman realmente fue el padre de la Teoría de Juegos, es más conocido en este campo John Forbes Nash por su aplicación a la economía, cuya vida recogió hace unos años un libro con el título “Una mente prodigiosa” y posteriormente en una película con un título similar.

John Nash acuñó el concepto de equilibrio de Nash en el que se argumenta que en el dilema del prisionero, lo más rentable a la larga es la colaboración. Es un concepto que queda bastante claro en una escena de la película en la que él está en un bar trabajando en un problema matemático, entran sus amigos y le hablan de una rubia que acaba de aparecer.

Nash terminó enterrando las teorías económicas de Adam Smith y le dieron el premio Nobel de economía en 1994.

Además de darnos detalles del trabajo y la vida de Neuman, el autor cuenta algún episodio famoso de la guerra fría, como la crisis de los misiles de Cuba, con su equivalente en la Teoría de Juegos.

Poundstone nos muestra una buena perspectiva de cómo se desarrolló la guerra fría.

Mirando desde nuestra situación actual se hace difícil imaginar que la opinión más extendida era creer que el mundo se acercaba a una inminente destrucción nuclear, pero esa fue exactamente la hipótesis en la que Neuman más trabajó.

Los líderes del mundo proponían ataques preventivos. Según Neuman la única manera racional según la teoría de Juegos de ganar la Guerra Fría era lanzar un ataque nuclear sorpresa contra la Unión Soviética. Incluso el famoso pacifista Bertrand Rusell abogó por un tiempo por el ataque preventivo a la URSS antes de que esta desarrollara la bomba. Escalofriante, pero con buena parte de lógica.

Aunque pueda parecer un tema árido y tire un poco para atrás está escrito de una forma que resulta bastante amena y uno termina tomándole el gustillo a la Teoría de Juegos, si bien es verdad que no siempre es aplicable a nuestro día a día.

En suma, “El Dilema del Prisionero” es más fácil y agradable de leer que muchos libros de matemáticas y más interesante que muchos libros de historia y, cuando consideramos que buena parte las áreas que trata la Teoría de Juegos como la psicología, la evolución y la economía son temas tan importantes y desconocidos, nos damos cuenta de que este libro no solamente está dirigido a los interesados en las matemáticas y que siempre estamos inmersos en alguna versión del Dilema del Prisionero.

Alianza Editorial.

420 páginas.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén