NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

CABO TRAFALGAR

El 21 de octubre de 1805, una flota combinada hispano francesa se enfrentó a  la armada inglesa en una de las batallas más decisivas de nuestra historia.

En el año 2005 se conmemoraba el bicentenario de la batalla que cambiaría el devenir de las cosas en Europa y en el Mundo, hecho que aprovechó Alfaguara para pedirle a Arturo Pérez-Reverte que nos narrara en forma de novela histórica los pormenores de lo que aconteció aquel día. Así lo hizo y en 2004 sacó a la luz esta novela que le valió la más alta condecoración otorgada por la Marina Española a un civil, la Gran Cruz del Mérito Naval.

A través de “El Antilla”, un barco español de 74 cañones imaginado por el autor para de este modo no desvirtuar los hechos históricos, se describen con gran lujo de detalles las acciones que tuvieron lugar en aquella dramática jornada. Se narra desde un punto de vista español la participación en combate de la tripulación, sobre todo de tres personajes, el comandante Carlos de la Rocha, el guardamarina Ginés Falcó, y el marinero Nicolás Marrajo, como muchos otros españoles recluta forzoso.

Al mismo tiempo, Pérez-Reverte realiza un análisis personal de la situación militar, política y social del momento y de los personajes que intervienen de un modo u otro en la historia, ya sean políticos (Manuel Godoy, Napoleón, Carlos IV…) o militares (Pierre Villeneuve, Federico Gravina, Oratio Nelson…)

Pérez-Reverte utiliza un lenguaje atípico para este tipo de novelas con la intención de escribir “algo creíble e introducir a los lectores en el barco”. Pese a que los hechos acaecen a principios de S. XIX el estilo es totalmente actual, muy al estilo de los artículos que semanalmente escribe el autor en un suplemento dominical. De este modo la novela puede llegar a desconcertar y desubicar al principio al lector, y éste creer que le están tomando el pelo. Pero no tiene más que leer unas pocas páginas para sentir como si el propio autor  estuviese contándole personalmente la batalla bebiendo algo en una terraza. El libro está lleno de expresiones totalmente actuales y coloquiales, como “se le va la olla”, “partirse de risa”, “ser un espidigonzalez”, numerosas onomatopeyas e incluso una mención a Rocío Jurado.

El lector está metido continuamente en la batalla, pudiendo ver cómo se preparaban los cañones para disparar, cómo cualquiera que pasase por allí arrimaba el hombro aunque estuviesen por casualidad o fuesen reclutados forzosamente pero que aun así tenían una motivación para luchar aunque fuese la de salvar el pellejo.

Aunque la novela trae consigo una serie de mapas y gráficos de navíos y escuadras navales en orden de combate, tal vez puedan resultar algo desconcertantes los términos navales utilizados cuando se describen las maniobras navales al detalle, de modo que alguien de tierra adentro como yo  y no familiarizado con esos términos tenga que releer algún tramo específico. No obstante eso mismo lejos de ser una limitación, acentúa más si cabe la sensación de estar viendo cómo se desarrolla la vida dentro de un navío de doble puente y 74 cañones.

Es una novela diferente, si bien el estilo es muy parecido al que ya utilizó el autor en “La Sombra del Águila”. Es una novela histórica que parece ser otra cosa, casi escrita por pasar el tiempo y que sorprende más por la forma que por el fondo, pero con el firme propósito de hacer comprender al lector cómo se llegó a semejante situación:

«he intentado reflejar aquella España que llevó a la gente al desastre y, al mismo tiempo, demostrar que seguimos siendo igual de torpes».

Una cita de Perez-Reverte sobre esta historia:

“Trafalgar demuestra que la dignidad no la tienen los gobiernos, sino los pueblos”

En definitiva, Cabo Trafalgar es un libro digno por su fondo histórico, y los detalles militares y navales de la época.

Ed. Punto de lectura.

298 páginas.

 

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén