NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia… y alguna rareza que otra

UNA DE GLOBULARES

 

Noche del 25 de junio de 2009. Estoy en el punto habitual de observación un poco más arriba de Alcublas.

23:58h. La temperatura es agradable. Como casi siempre ocurre en este punto situado entre dos colinas que quedan al norte y al sur, corre una ligera brisa que me ayuda a enfriar el telescopio pero que no es desagradable ni molesta para observar.

La Luna estaba creciente antes de ocultarse. La oscuridad de la noche no era la ideal y el Medidor de Calidad del Cielo (SQM) marcaba 21’3 – 21’2, dependiendo a dónde lo apuntase.

Cúmulo globular M80. Imagen Hubble.

Antes de seguir con un programa de observación que me ocupaba dos noches, localicé un objeto que salía en las cartas pero que no había visto todavía. Estaba en la constelación de Ofiuco, El Serpentario, y es una nebulosa planetaria llamada «Nebulosa de la Caja», NGC 6309.

No hay mucha información de esta nebulosa en cuanto a dimensiones, distancia, velocidad de expansión, edad…

Las dimensiones «al ocular» son 52″ de diámetro y 11’5 magnitudes. Pequeña, vaya, pero si la noche y la montura lo permiten, a altos-medios aumentos se percibe la forma rectangular que le da nombre. Con el ocular Nagler 22 y sus escasos 70 aumentos se puede llegar a intuir su naturaleza, pero es fácilmente confundible con una estrella doble y pasar inadvertida. Acto seguido pruebo con el ocular Radian de 14 mm (107X) y un plössl de 10 mm (150X). Se muestran del todo insuficientes y no logran ver mucho más. Podría haber colocado el Radian de 4mm con sus 375 aumentos pero la noche no daba de sí en cuanto a estabilidad atmosférica y el telescopio no estaba todavía aclimatado térmicamente. Será interesante volver por aquí otro día.

00:10h. Ahora ya sí con el programa de observación previsto, el primer objeto es un cúmulo globular al lado de alfa scorpii (Antares). Es el cúmulo globular pequeño que hay al lado de M4.

Se llama NGC 6144.

Los lugares de observación que frecuento tienen todos la misma limitación: el sur está contaminado lumínicamente. Observo al norte de Valencia, a 70 ó a 110 kms de la ciudad más contaminante de España, hablando de contaminación lumínica, claro está. Al tener el sur perjudicado, las mejores constelaciones del verano (escorpio, sagitario…) se ven mermadas en gran medida por esa inmensa cúpula de luz.

Este globular está en esta zona y el contraste deja que desear, ya que por otro lado el globular es débil. Su magnitud es 9 y su diámetro es de 7’4 minutos de arco. Desde luego no es muy contrastado. Lo localizo en el ocular Nagler de 22 para inmediatamente cambiar a algo más de aumento. De todos modos, con un cielo NO NEGRO, se pierde entre el fulgor luminoso de la zona y no es fácil discernir si se trata de un globular o de un cúmulo abierto con escasas estrellas componentes. Carece de condensación en el centro. Sí que tiene lo que parece ser una estrella superpuesta a medio camino entre el centro y la periferia. El SQM da una medida de 21’40.

El siguiente objeto es M107 ó NGC 6171. Cúmulo globular en Ofiuco, tiene magnitud 7’8 y un diámetro de 13′ de arco. Ya sea porque está más alto sobre el horizonte, ya sea porque tiene mayor brillo que el objeto anterior, este globular se ve mucho mejor, con mejor contraste y se resuelven mucho mejor las estrellas.

Con visión lateral, percibiendo las estrellas más débiles de la periferia se nota que está elongado de Este a Oeste y tiene unas cuantas estrellas que brillan un poco más que las demás. Mag 11 o así. Localizado con el Nagler de 22, después he metido un ocular más potente, aunque el objeto da bastante de sí y no es necesario abusar de aumentos.

Se pueden resolver bastantes más componentes y, aunque es imposible contarlas, queda de manifiesto que es un objeto compuesto por innumerables estrellas. El núcleo central es muy evidente y la periferia se extiende más allá de lo que se aprecia a un primer vistazo ya que las estrellas menos brillantes se extienden muy por la periferia.

Los siguientes dos objetos son también cúmulos globulares. Aunque son muy fácilmente apreciables, he estado un rato intentando discernir cuál es cuál ya que no están solos ni mucho menos en esta zona. Cerca de estos dos hay otro globular que no tenía yo en el plan debido a que es un objeto Messier: M9 nada menos.

Pues resulta que cerquita de M9 hay dos globulares menos brillantes que son los que tenía yo en mi plan. El más brillante de los dos, NGC 6356, en Ofiuco, con un diámetro de 10 min., brilla con Mag. 8’2, es decir que brilla casi tanto como M9, este con un brillo de 8’0 mag. Prácticamente iguales en brillo.

6316 es un globular vistoso, es brillante, con un núcleo también brillante, condensado y se resuelven numerosas estrellas. En el halo exterior también se pueden resolver estrellas. No obstante las componentes más brillantes son de magnitud 15 por lo que al decir que resolvemos el globular queremos decir que las podemos individualizar no que las podemos contar.

Vale la pena aprovechar la cercanía de M9 para ir de uno a otro y comparar brillos, tamaños, etc.

No lejos de estos dos se encuentra el segundo de los globulares de esta zona que yo andaba buscando:

NGC 6342. No es fácil. Acostumbrado a la potencia de los dos vecinos, éste deja mucho que desear. Tiene un diámetro de 4’4 min. y un brillo de 9’5 que a mi me parece una estimación exagerada porque se aprecia con bastante dificultad.

Es un globular muy débil y bastante amorfo que se ve perjudicado por lo que yo creo que son estrellas superpuestas que brillan casi tanto como el centro del cúmulo desvirtuando así su figura.

Con visión lateral se aprecia cierta elongación.

Las 01:00 de la mañana de esta noche del 25 al 26 de junio. Continuamos con un brillo del cielo de 21’40.

Para variar un poco y que el plan de observación no sea monotemático, el siguiente objeto a observar es una nebulosa planetaria. Está en plena Via Láctea a su paso por Ofiuco. Según las cartas se sitúa sobre la eclíptica y, otra vez según las cartas se encuentra rozando o dentro de la Nebulosa de la Pipa, una de esas impresionantes e inmensas nebulosas oscuras que son frecuentes en esta zona.

La planetaria es NGC 6329 con una mag. de 11’4 y unas dimensiones de 58″ x 34″. Es una planetaria pequeña que no llega al minuto de arco. Los detalles que percibo son como ver una planetaria redonda «estandar» rodeada por un halo semitransparente e irregular. La estrella central es de mag. 16 y hoy no soy capaz de verla.

He localizado la planetaria con el Nagler de 22 y una vez encontrada y reconocida su naturaleza he puesto los 107 aumentos que me da el Radian de 14mm. La nebulosa pide mucho más por lo que coloco el Radian 4 con sus 370 aumentos que se muestran del todo excesivos para las condiciones de la noche. Una vez más me quedo corto y no puedo subir los aumentos todo lo que quisiera debido a la noche o al telescopio (o a las dos cosas). Es una lástima, porque hay numerosos objetos en los que casi no se puede apreciar nada si no es exprimiendo la potencia del telescopio.

Le toca el turno a NGC 6401, un globular cerca del objeto anterior. Los datos del objeto son: mag. 7’4 y diámetro de 4’8 min. Bien, en principio brillante y con un diámetro asequible, puede parecernos un objeto que impacte la vista y tenga un gran contraste pero… puede parecer simplemente un punto, un apelotonamiento casual en la increíble densidad estelar de la zona que estamos apuntando. Estamos en plena Via Láctea y a bajos aumentos puede parecer un «grumo» de estrellas sin importancia perdido entre los millones de puntitos de luz de esta zona de Ofiuco. Ya a medios aumentos deja de esconder su naturaleza globular y se puede apreciar cierta elongación.

Sus estrellas más brillantes tienen magnitud de 15’5. Pese a todo, se puede resolver parcialmente.

La dificultad de este objeto estriba en mantener la atención en él, porque el campo de alrededor es increíblemente rico en estrellas, nebulosas oscuras, etc.

01:46h. El SQM sigue dando lecturas de 21’38 poco más o menos.

Ha venido hace un rato un banco de niebla desde la colina que tengo al sur deslizándose pegada al suelo cual película de terror hasta donde estaba yo con mi telescopio. La niebla no ha llegado pero la humedad si, empañando los oculares, buscadores y demás. De modo que me he encerrado en el coche a descansar un poco y a esperar cómo evolucionaba la cosa. Se disuelve la niebla y salgo del coche. El cielo sigue siendo bueno para observar y mientras aparece otro banco de niebla buscando mi posición yo sigo con mi plan de observación.

Son dos globulares otra vez. También en Ofiuco. Uno es NGC 6284 con mag. 8’9, diámetro de 6’2 min. No hace falta utilizar muchos aumentos para apreciar detalles, que no resolver estrellas, en el cúmulo. Un núcleo brillante en medio de un cuerpo redondo. Muy cerca de este último se encuentra NGC 6287, de mag. 9’3 y diámetro 4’8 min. Tocando una nebulosa oscura, o incluso dentro de ella, que no estoy seguro de si es Barnard 57, Barnard 63 o alguna otra.

Estamos recorriendo una serie de cúmulos globulares poco espectaculares en sí, pequeños, poco escandalosos en brillo y difíciles de resolver en estrellas pero con unos alrededores impresionantes. Lo mejor no es el encuentro y la observación del objeto sino la búsqueda en sí, tropezándote con nebulosas oscuras, unas que se extienden por zonas muy amplias imposibles de abarcar con la focal de este telescopio; otras pequeñas y con límites recortados creando un aparente vacío en un campo estelar abrumador. Si la noche tiene la oscuridad suficiente y utilizamos los oculares apropiados, el espectáculo hará que te dejes llevar y derives el telescopio de aquí para allá sin importar la identificación de las nebulosas que aparecen en el ocular, disfrutando de una navegación sin rumbo por esta interesante zona de la Via Láctea.

Son las 02:05h. Acaba de pasar otro banco de niebla de esos de las películas de Steven King mientras yo me refugiaba en el coche. Se ha quedado de nuevo un cielo muy decente. Esta todo empapado salvo los oculares que he tenido la precaución de guardar en los bolsillos y el secundario que había protegido debidamente. El primario está bien también, no así todos los demás «aparejos» incluyendo silla, mesa y libros.

Así que continuamos con lo nuestro.

Cerca de los dos globulares anteriores tenemos a NGC 6235, de magnitud 8’9 y 5 min. de diámetro. Bajo contraste globalmente y una magnitud de 14’5 para sus estrellas más brillantes.

Como estos cúmulos se reúnen en una zona bastante limitada y son de brillo similar hay que manejar cuidadosamente las cartas para cercionarse de cuál es cuál, y en este trío yo he errado varias veces en la localización certera de cada uno.

A pesar del tamaño se identifican fácilmente con el Nagler 22 y sus 68 aumentos, aunque para verlo mejor hay que poner algo más de potencia.

De una tacada han caído cuatro globulares más. Siguen siendo pequeños. Discretos. No se logra fácilmente disfrutarlos. Visto uno, vistos todos. Además estamos hablando de cúmulos de dimensiones parecidas, de brillos parecidos…

NGC 6316: mag. 8’1 y diam. 5’4. está pegado al borde suroeste de la Nebulosa de la Pipa, en la vertical de la estrella «36 ophiuchi».

Otro tanto pero al Sur-Oste está el globular NGC 6304: mag. 8’3 y diam. 8’0.

NGC 6355 también está merodeando la Pipa: mag. 8’6 y diam. 4’2.

NGC 6293: mag. 8’3 y diam. 8’0. Sigue siendo un objeto anodino pero está como los tres anteriores casi tocando esa gran nebulosa oscura de límites poco definidos.

Son las 02:30h y el cielo continúa con niveles de oscuridad de 21’4.

NGC 6451: Esta vez es un cúmulo abierto. Está cerca de los objetos anteriores, pero un poco más al sur, ya en territorio de Escorpio y a tres grados de M6.

Mag. 8’3 y diam. 8’2. Es un cúmulo pequeño pero razonablemente brillante. Es atractivo, aunque si uno viene de M6 ó M7 puede desencantar sobretodo si, como yo, no se tiene mucha sensibilidad por este tipo de objetos. Como estamos también en una zona de tanta densidad de polvo y gas interestelar, pues me he perdido entre nebulosas, miríadas estelares, etc.

La cantidad de nebulosas oscuras que hay por la zona es DESCONCERTANTE: grandes, pequeñas, de límites difusos, con bordes recortados. Es apabullante. Me resulta imposible identificar cual es una y cual es otra. Es una zona ideal para perderse en una noche bien oscura con un ocular y un telescopio que muestren un campo amplio.

Acabo de comprobar que los objetos que me quedan de la lista son tres y que recientemente he observado dos de ellos: La galaxia que hay al lado de M13 (NGC 6207) y NGC 6217, otra galaxia de la Osa Menor. No tendría ningún inconveniente en pegarles un vistazo pero ha llegado un bolsa de aire húmedo que no tapa el cielo, pero sí que entorpece la observación.

El otro objeto en discordia lo dejo para otra ocasión. No hay que ser tan acaparador. 😉

No ha estado mal pese a todo. Me vuelvo con un montón de globulares en el bolsillo y un extenso plan de observación casi acabado, además de la sensación de haber disfrutado de una de las mejores y menos conocidas zonas del cielo estival.

Estrellas, cúmulos de diferente tipo donde se reúnen estrellas, nidos en donde nacerán estrellas y restos de lo que fue alguna vez una estrella.

Volviendo en coche a casa la radio está hablando de la muerte de una estrella. ¡Qué casualidad! ¿de qué irá el tema?

No tardo en enterarme de que hace escasos momentos acaba de morir una gran estrella. Se llamaba Michael Jackson, y yo recordaré siempre este momento, esta noche y las experiencias vividas bajo las estrellas.

.

Imagen: ayrim.wordpress.com

Un saludo.

Néstor.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén