NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

UN ‘CARRO’ DE GALAXIAS

A finales de enero tuve ocasión de salir a observar un par de noches sin luna. Como las predicciones decían que iba a haber rachas de viento me fui a observar a un lugar algo resguardado entre montañas. El resultado en cuanto a viento fue bueno pero por otro lado la humedad molestó bastante, empañando todo lo empañable. El resumen fue un par de horas escasas de observación y, aunque instructivo para el acompañante, resultó de poco provecho para disfrutar de los pocos objetos que pudimos apuntar.

La noche siguiente repetí, esta vez a un lugar más montañoso y por tanto más expuesto a los vientos del norte pero no hubo rachas y la humedad no causó demasiados problemas.

Esta es la observación que paso a contar.

Llego al lugar de observación a eso de las ocho menos diez, termino de dejarlo todo listo unos 20 minutos más tarde y, mientras decido qué plan de observación seguir en función de lo que la calidad del cielo disponga, apunto a la nebulosa de Orion detectando seis componentes en el trapecio. También le echo un vistazo a Júpiter en el momento de la reaparición de uno de los satélites por detrás del planeta. El seeing es aceptable y, aunque se nota que al espejo primario todavía le queda un rato para equilibrarse térmicamente, ya se puede observar una amplia variedad de ocres entre las bandas nubosas e irregularidades internas.

Decido buscar un par de galaxias en Ursa Major que, aunque asequibles, no tengo registradas. El resto será casi todo galaxias ya conocidas en esta constelación y la idea es observar cada objeto sin prisa por ir al siguiente, dedicándole a cada uno su tiempo y un dibujo en la mayoría de casos.

La primera es NGC2768. La estrella de referencia es 16 UMa, visible a simple vista, y a apenas grado y medio al SO detecto sin problemas la galaxia. Se trata de una galaxia elíptica de magnitud 9,9 y unas medidas de 6,6′ x 3,2′ semiladeada y orientada de Este a Oeste. Por mucha luz que capte un telescopio dudo mucho que capte detalles internos ya que es una de esas galaxias de brillo regular y sin «grumos». Aunque el bulbo central es bastante brillante, no es estelar ni con límites definidos. Los bordes de la galaxia también se van difuminando muy poco a poco por el fondo del cielo. Termino la observación dibujando la galaxia a 165 aumentos.

La 2ª galaxia sin registrar está justo al lado. Es NGC 2742. Fácil de encontrar por estar tan próxima a la anterior, es bastante más pequeña (3,0′ x 1,6′) y, aunque es más definida y de bordes algo más abruptos, es débil en su conjunto, mag. 11,4. El núcleo sí que está bastante definido y con aspecto estelar.

El siguiente objeto es NGC2950, galaxia que ya había observado con anterioridad aunque no recuerdo cuándo. Es una espiral barrada. Está justo «delante» de Upsilon UMa y brilla con una magnitud de 10,9 por lo que encontrarla no tiene mayor problema. Es una espiral barrada que mide 3,3′ x 2,4′. Pequeña pero condensada.  Está orientada del O-NO al E-SE y el núcleo es bastante brillante. Con mayores aperturas se podría captar más luz y hacer crecer la galaxia pero no creo que se puedan observar muchos más detalles. Aunque se le pueden apreciar dos «piquillos» en los extremos del núcleo no aprecio la barra que suponemos tiene.

A las 22:30h el cacharro de medir la oscuridad del cielo mide 21,2 y la temperatura es de 1ºC.

Seguimos por la zona delantera de la Osa Mayor y localizamos NGC3079, que cae unos 3,5º al SE de Upsilon Ursae Majoris y es fácil encontrar estrellas de referencia cercanas. Según pone en los catálogos es una galaxia espiral barrada pero no podemos verificar si efectivamente es así porque la apreciamos casi de canto (mide 8′ x 1,5′) orientado aproximadamente de N a S. Su magnitud es de 10,9 y como los dos extremos se van deshilachando y difuminando en el espacio concluyo que debe afectarle considerablemente la contaminación lumínica. A falta de un ocular ideal para cielo profundo del que aun no dispongo, este objeto también lo observo y dibujo a 165x. Un poco cortos. Salvo los extremos, que se pierden en el espacio, al encontrarse de canto los bordes están muy bien definidos. También se le aprecian irregularidades internas, así como el abultamiento del núcleo que sobresale en uno de sus lados.

Algo más al sur, la primera galaxia notable es NGC2841. Se encuentra fácilmente a menos de 1º y medio al E-SO de Theta UMa, en plenas patas delanteras de la osa. Detectable con el buscador será fácilmente localizable con prismáticos. ¿Cómo podríamos definirla? Bella, preciosa… es una galaxia chula desde los primeros instantes aunque no puedan resolverse muchos detalles. Con su brillo no es para menos: 9. Está semi-ladeada, mide 6,6′ x 3,4′. Hay varias estrellas que se interponen en el camino de la galaxia hacia nosotros, una de ellas, de mag. 11 y situada al N-O podría ser confundida con una supernova. El núcleo es bastante brillante, con un centro casi estelar. El detalle que podemos encontrar es un N-O moteado. El resto del disco es lechoso al telescopio.

La distancia a esta galaxia pudo establecerse mediante el método de las variables cefeidas en 46 millones de a. l.

La humedad empaña ligeramente el buscador, aunque no afecta de momento a las imágenes y el cielo sigue con una magnitud de 21,2 mpsac.

Antes de continuar con la próxima galaxia coloco el ocular en el telescopio, que lo guardo en el bolsillo de la chaqueta para evitar que se empañe, acto seguido enfoco y… aparece una galaxia en medio del campo (!). Miro por el buscador para ver dónde estoy apuntando y veo que está Phecda. Se trata de M109. Casualidades de la noche. :o)

Son las 00:42h. La siguiente galaxia se encuentra en línea con Theta y 15 UMa. Es NGC2681, una espiral mixta que se encuentra de frente con unas medidas de 3,5 x 3,5 y 10,3 de brillo. Bastante brillante por condensada. Al buscador no aparece, pero con un ocular de bajo aumento, 83 en mi caso, sale a la luz sin problema alguno. Es una pelota, y casi todo el brillo se concentra en el bulbo. La periferia se va confundiendo con el espacio, sin poder apreciar dónde termina la galaxia. Ver imagen de ‘Navegador de Espacio Profundo’ aquí.

Mientras pasa por la carretera el camión de la basura de una aldea cercana, suena en el coche Gianna Nannini y se oye en la cercanía los ladridos de alguna zorra a la que seguramente le extraña mi presencia, localizo NGC3310, galaxia espiral mixta de magnitud 10,8 y vista de frente: 3,5′ x 3,2′. Es realmente difícil ver la periferia y apreciar su extensión por lo que sus medidas se ciñen al brillante núcleo. Bajo cielos suburbanos bien puede parecer una estrella hinchada, como una nebulosa planetaria. Otra vez uso 165 aumentos.

Siendo las 01:30h el siguiente objeto es NGC3556, que no es ni más ni menos que M108. No la he querido dibujar, como sí he hecho con las anteriores porque lo he hecho varias veces con anterioridad. Cuando me encuentre con una noche memorable en cuanto a oscuridad y cuente con el ocular apropiado para este tipo de objetos lo volveré a plasmar a ver cómo queda con el 400.

En principio no le encuentro más detalles de los que recuerdo haber detectado con los anteriores telescopios y los dos o tres dibujos que hice, pero poco a poco, con paciencia y dedicación se dejan apreciar bastantes detalles.

Ya de estar por aquí, cómo no visitar la planetaria M97. Me resulta muy difícil detectar la estrella central, apenas un 20% del tiempo. Tampoco hay mucha suerte con las dos oquedades apenas intuibles, buen medidor de la calidad de una noche. El filtro nebular tampoco ayuda. No obstante la imagen de la galaxia da bastante de sí.

No lejos de aquí se encuentra NGC3631, galaxia espiral de magnitud 10,4. Las dimensiones que dice el catálogo son 5,5′ x 4,6′. Yo al telescopio la veo simétrica, redonda. En alguna foto sale un brazo excéntrico (de hecho la galaxia es Arp 27) de muy poco brillo que al ocular no aparece ni de milagro. La mayoría del brillo se concentra en el núcleo y al estar perfectamente de frente, el resto es más bien tenue, por lo que telescopios de poca capacidad recolectora no apreciarán nada notable en este objeto. En el 400 se percibe un halo circular con un brillo más contundente y definido en el núcleo. Tal vez algo más de contraste y una pupila de salida óptima ayudarían en apreciar algunos rasgos internos.

Siendo casi las 2h, con una temperatura de 0ºC. y el SQM dando una medida de 21,3, me salgo un poco del guión que tenía trazado y me apetece buscar un par de parejas que se encuentran bajo la panza de la osa.

La primera pareja, abarcable en el mismo campo, está formada por NGC3729 y 3718. Incluso caben bien en un ocular que abarca medio grado. Cómo no, la imagen merece otro dibujo. No son apreciables detalles internos de las componentes pero estas imágenes con dos objetos en el campo valen la pena. Se encuentran a 52 millones de a. l. y 3718 está dentro del catálogo Arp como galaxia peculiar. En fotografías como la que sigue salen a la luz grupos de galaxias más lejanas, en concreto el grupo Hickson 56A con cinco componentes principales.

http://laazotea.org/es

http://laazotea.org/es

Muy cerca de el anterior par nos encontramos con otro compuesto por NGC3738 (Arp 234) y 3756. En esta ocasión queda claro desde el principio que la 3738 es más pequeña que la 3756, aunque no hay dificultad en ninguna de las dos, rondan la magnitud 11. En este caso las fotografías muestran estructura interna. Aquí una imagen de 3738 hecha por el Hubble.

       Cambio de tercio. Dejo de observar galaxias en Osa Mayor y hago una observación «discrecional».

Uno de mis cúmulos abiertos favoritos a los que acudo casi invariablemente todas las observaciones de invierno es M46. No solamente por el conjunto M46 – M47, dos abiertos muy distintos y distantes entre sí que están aparentemente «pegados» a un grado escaso, sino porque M46 tiene premio. Se trata de la nebulosa planetaria NGC 2438

No está claro si hay relación entre los dos objetos, algunos estudios indican que sí pero últimos estudios sugieren que no. La planetaria no comparte la velocidad radial del cúmulo, por lo que sería otra alineación de objetos con los que el cielo nos obsequia de vez en cuando: http://arxiv.org/abs/0809.0327. El uso de un filtro nebular ayuda a aumentar el contraste. Consigo apenas apreciar la estrella central un 30% del tiempo, también el vacío central y el anillo exterior que tiene casi todo el brillo de la nebulosa. Lo dicho, es uno de los conjuntos que más me gustan del cielo.

A eso de las 3 a.m. tengo el antojo de buscar la galaxia del sombrero, M104. La encuentro, no antes de hacer tres o cuatro tentativas. Se me había olvidado un poco la ruta que normalmente sigo para encontrarla. No ayuda mucho el hecho de que casi siempre se encuentra dentro de otro sombrero, en este caso el horrendo hongo de luz de la ciudad de Valencia. La observo a 165 x, un poco corto (contando las horas estoy para que me llegue un ocular específico para estos menesteres). Se ve perfectamente la banda oscura que cruza la galaxia de un extremo a otro y que corta en dos partes el brillo alargado de la galaxia. No por la mitad, ya que no está perfectamente de canto y por un lado asoma el bulbo central, muy pronunciado y definido, y por el otro no. Jugando con las diferentes zonas del ojo se alcanza a ver más extensión allá donde en un principio parece que ya no hay galaxia y uno empieza a imaginar ese anillo oscuro que rodea la galaxia, ya que se nota que al mismo tiempo que crece el brillo  de los extremos también crece y se hace visible la parte oscura que los parte en dos. No sé cuántos de vosotros habéis visto fotografías detalladas de esta galaxia, que no es una espiral, sino una galaxia-anillo con la zona intermedia prácticamente vacía.

Aunque brillante (8ª mag), es una galaxia pequeñita (9′ x 4′), que siempre defrauda en telescopios de poco diámetro. Con la apertura de mi telescopio ya se puede disfrutar bastante. Si desde mi lugar de observación la encontrase en unos cielos más oscuros, ya sería la pera.

Es siguiente capricho aleatorio es M64, la llamada Galaxia del Ojo Negro, que cae en la constelación de Coma Berenices. Creo que esta es la primera vez que la observo con el 400. Y la diferencia que aprecio con respecto a los recuerdos que tengo de telescopios anteriores es más periferia, es decir, la galaxia ha crecido [pasa un satélite justo por un lateral de la galaxia]. También la recuerdo más grande, seguramente porque la combinación de oculares y telescopio era mejor. Y bueno, la particularidad de esta galaxia es archiconocida. Es esa zona oscura rodeando al núcleo central que los astrofísicos nos dicen que es una zona externa de gas y polvo que gira de forma opuesta al gas y las estrellas de la región interior. También nos dicen que ello es debido a la colisión de M64 con una galaxia menor, que ahora ya ha sido totalmente destruida y absorbida por ella.

Su magnitud es de 8,5 y es fácil de encontrar por su proximidad a M53 y a Alfa Cv. Toda una delicia de galaxia.

Para concluir la noche, a eso de las 3:35h le he echado un ojo a Marte, que ya ha ganado una altura considerable. Lo observo a solo 165x ya que el seeing y ayudado por el poco tamaño del planeta no dan una buena imagen a 460x. Aun así se aprecia de forma indudable el brillantísimo casquete polar más próximo (norte) y, en momentos estables, se aprecia el entrante oscuro de Syrtis Major. Todo esto dentro de una canica naranja.

El diámetro del planeta esta noche es de unos 10,3 segundos de arco y una declinación de 23,63º. Durante esta temporada el planeta rojo anda revoloteando bajo la panza de Leo, acercándose y alejándose de Regulus. El 3 de marzo de 2012 está en oposición y tendrá un diámetro de 13,9 segundos de arco y una declinación de 22,42º, similar a la actual. Será la oposición más lejana en muchos años: 10 millones de Km. de la Tierra y 250 del Sol. Esto hará que la atmósfera marciana esté extremadamente fría y por tanto transparente y, si tenemos la suerte de tener buen seeing e instrumentos capaces, podremos observar cosas interesantes. La declinación de la tierra por entonces, de 22º permitirá ver regiones marcianas entre los 30º y los 70º norte. Después de esta oposición, las siguientes ya podremos disfrutar de mayores diámetros.

Aunque todavía no eran las 4, no quise esperar a estar cansado y tener sueño, y plegué trastos para irme a casa después de una sesión bien aprovechada.

Nos vemos ahí fuera.

Néstor.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén