NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

LAS PERSEIDAS

 

Trazos estrellas fugaces

Uno de los eventos astronómicos más conocidos del año por el público es la lluvia de meteoros que se produce alrededor del día 12 de agosto y conocida como las «Perseidas».

Los medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales nos avisan el día de antes y nos informan de cómo se vivió el evento el día después, sobretodo debido a la falta de noticias políticas, falta de fútbol, etc.

El motivo de ser tan célebre esta lluvia, aparte del apoyo mediático, es la época en la que se produce. En verano resulta muy cómodo y agradable pasear de noche, más aun si estamos de vacaciones y al día siguiente no hay que madrugar.

Popularmente se la ha conocido como «las lágrimas de San Lorenzo» ya que la festividad de este santo coincide con uno de los días de máxima actividad y desde la época medieval se asoció esta lluvia a las lágrimas que vertió San Lorenzo al ser quemado en una parrilla. De todos modos este evento es anterior a la imaginería cristiana, y la humanidad ha venido observando en el cielo estival esta lluvia de estrellas fugaces que ha permanecido sin grandes cambios los dos últimos milenios.

Pero realmente ¿qué es exactamente una lluvia de estrellas? ¿son estrellas de verdad? ¿cual es su procedencia?

El origen de una lluvia de meteoros es la cola de polvo que dejan tras de sí los cometas cuando se acercan al sistema solar interior, donde está la Tierra. El Sol calienta la superficie helada del cometa y este hielo se sublima y escapa al espacio, llevándose con él parte del cometa en forma de polvo y partículas de reducido tamaño, las más grandes de las cuales son como un grano de arroz. De esta forma queda tras el cometa una nube de partículas microscópicas que abarca buena parte del recorrido del cometa.

 

Una perseidaCuando nuestro planeta, en su recorrido alrededor del Sol, se «sumerge» en una de estas nubes de material cometario, las partículas chocan con la atmósfera terrestre a unas velocidades muy elevadas, del orden de 200.000 Km/h (unos 60 Km/seg) y a éstas velocidades, incluso el más pequeño fragmento de polvo produce una estela luminosa mientras se desintegra debido al rozamiento con las capas altas de la atmósfera, a unos 100 Km de altura. Así se produce una estrella fugaz. Este fenómeno se repetirá al año siguiente cuando la Tierra se encuentre de nuevo en el mismo tramo de su órbita alrededor del Sol y se vuelva a encontrar con la misma nube de partículas.

El origen de las «Perseidas», que es la lluvia de meteoros que nos ocupa, es la cola de polvo del cometa Swift-Tuttle, descubierto de forma independiente por Lewis Swift el 16 de julio de 1862 y por Horace Parnell Tuttle tres días más tarde. El período orbital del Swift-Tuttle es de 130 años y actualmente se encuentra más allá de la órbita de Urano, sin embargo «su cola de escombros» se extiende por todo su camino de regreso al interior del sistema solar.

El nombre de «perseidas» le viene porque por efecto de perspectiva los meteoritos parecen provenir de la constelación Perseo.

 

Órbita del cometa Swift-TuttleEl material microscópico de la nube cometaria no está distribuido de forma uniforme, de modo que durante «la lluvia» hay momentos con una tasa de meteoros mayor que otros. Es lo que los astrónomos llaman «corrientes de meteoros» y en el caso de las perseidas el máximo ocurre entre el 12 y el 13 de agosto, aunque el período de actividad se extiende del 16 de julio al 26 de agosto.

Pese a que la cantidad de meteoros por hora en el máximo (Tasa Horaria Zenital) no es muy alta, aproximadamente 100 meteoros a la hora, este año 2010 tenemos la suerte de que la Luna no estará presente y no «cegará» con su brillo los meteoros más débiles, por lo que si nos alejamos lo suficiente de lugares polucionados lumínicamente podremos disfrutar de un cielo suficientemente oscuro.

Este año la IMO (International Meteor Organization) prevé el máximo de actividad entre las 23:30h Tiempo Universal (añadir dos horas más para hora civil española) del 12 de agosto a las 2:00h T.U. del 13 aunque es un tanto imprevisible y puede adelantarse o retrasarse hasta 6 horas.

 

Radiante PerseidasPara observarlas de forma óptima no es necesario ni aconsejable utilizar telescopios o prismáticos, debido a la gran porción de cielo que abarcan los meteoros en su movimiento. Es a simple vista como abarcaremos el máximo campo de visión. Puesto que es un fenómeno que abarca varias horas en una noche es aconsejable contemplarlo en una posición cómoda para el cuello y el cuerpo en general. Una tumbona es una buena idea.

No nos fijemos en ninguna zona concreta del cielo para ver los meteoros, ni siquiera nos centremos en la constelación Perseo ya que las estelas de los meteoros abarcan casi todo el cielo del hemisferio norte.

Aunque actualmente las perseidas tienen un nivel de actividad normal, unos 100 meteoros a la hora en el máximo y desde lugares muy oscuros, sigue siendo la más popular por producirse en época vacacional, como hemos señalado al principio.

Aquí un vídeo montado por el Dep. Astrofísica y CC. de la Atmósfera UCM, ASAAF-UCM, AAM y SPMN:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=BbMwa8UdAhM]

¡A ver estrellas fugaces se ha dicho!

Néstor.

Artículo adaptado del publicado en el blog de ACLA el 3 de agosto de 2010.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén