NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

NGC 891

De entre los numerosos objetos que esconde la constelación de Andromeda, y a los que solemos hacer poco caso por la omnipresencia de M31, 32 y 110, uno de los más vistosos (en las condiciones apropiadas) lo podemos encontrar a medio camino entre el cúmulo abierto M34 y Almach (gamma [γ] Andromedae). Es NGC 891, prototipo de galaxia perfectamente orientada de canto hacia nosotros.

Se encuentra a unos 30 Millones de años-luz y es miembro de un pequeño cúmulo de galaxias llamado en ocasiones “espolón de Tiangulum” encabezado por NGC 1023, además de la propia 891, 925, 949, 959, 1003, 1058 y otras menores.

Fue descubierta por William Herschel el 6 de octubre de 1784 y se muestra hacia nosotros perfectamente biseccionada por un “sendero” oscuro de polvo que la recorre de parte a parte. Se cree que la estructura y masa de la galaxia son muy similares a las de la Via Lactea, por lo que algunos estudios de NGC 891 podrían arrojar pistas sobre nuestra propia galaxia. No falta quien señala la semejanza de esta galaxia con la Via Lactea vista en el cielo del hemisferio sur.

En 1995 un estudio del movimiento del gas molecular en las regiones centrales sugiere que la galaxia podría ser una espiral barrada, por lo que pasaría del estatus Sb a SBb.

También se ha detectado en imágenes de alta resolución la existencia de filamentos de polvo que se alejan bastante del disco galáctico. Una explicación sería que ese polvo fue emitido desde el disco hacia el halo por una serie de supernovas. Comparaciones de los efectos en rayos-X e infrarojo de esta actividad reciente en NGC891 con galaxias espirales normales y galaxias “explosivas”, sugieren que muy probablemente 891 sea una galaxia explosiva en un actual estado de calma.

Otra de las hipótesis es que una galaxia enana haya terminado siendo fagocitada en un pasado cercano y el enriquecimiento del medio interestelar haya propiciado esta actividad tan intensa.

En 1986 la galaxia albergó una supernova que llegó a la magnitud 14.

Observar NGC 891

Orientada de NNE a SSO, tiene una magnitud aparente de 10’8, por lo que es asequible para telescopios de pequeña apertura, digamos 150mm, siempre que el cielo no sea un impedimento. No obstante, y pese a sus generosas medidas de 14 x 3 arcmin., tiene un bajo brillo superficial y es necesario contar con un cielo no polucionado para poder obtener algo más que una débil línea en un campo bastante rico en estrellas.

Esa abundancia de estrellas hace que sea fácil encontrar un caminito para dar con ella. El anteriormente mencionado, que es la línea que une M34 con Gamma Andromedae, es el más socorrido.

 

La primera impresión es su delicada apariencia, como una línea de humo, sin aglomeración de brillo en el núcleo. Brillo bastante uniforme. Llama la atención su longitud en comparación a su anchura, en forma de huso y que termina de forma casi puntiaguda en los extremos.

La siguiente característica a apreciar es la banda ecuatorial de polvo oscuro que parte la galaxia literalmente en dos mitades. Esto ya con aperturas a partir de 250mm.

Esta misma banda oscura es la que impide que el brillo del núcleo llegue hasta nosotros, dándole al objeto esa uniformidad luminosa en todo su cuerpo. Hay un par de estrellas superpuestas al disco de una magnitud de ~12. Una de ellas al NNO del halo central, casi tocándolo, y otra cerca del extremo sur, éste extremo ligeramente más brillante.

Con telescopios a partir de 30 cm. se pueden ver irregularidades en el “trazado” de la banda oscura, “deshilachándose” a medida que va acercándose a los extremos y no es tan necesaria la visión periférica para poder apreciar bien definidos los límites de la galaxia. Es posible además advertir claramente cierto moteado en el cuerpo.

NGC891 es exigente, y habrá noches que el brillo de un cielo ligeramente polucionado diluyan la galaxia hasta apenas un borrón alargado, pero vale la pena acercarse a ella y probar suerte si las condiciones no son malas con los aumentos y la paciencia adecuados. La visión es muy sugerente.

Suerte con la observación.

Néstor.

 

PD.: Artículo adaptado del aparecido en la revista RIGEL nº237 de la Asociación Valenciana de Astronomía.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén