NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

NGC 1999

Mucho tiempo y varios intentos de observación fallidos y aquí seguimos, en el dique seco, o mas bien húmedo, sin poder observar en condiciones.
Ya decía en el primer post que tienen que darse demasiadas circunstancias al mismo tiempo para que uno pueda salir a observar.
Así que a falta de reportes de observación, dejaremos de cuando en cuando algún objeto astronómico interesante al que podamos apuntar en próximas salidas.

En esta primera ocasión le toca a NGC 1999:

Es una nebulosa injustamente olvidada pese a que la mayoría de telescopios que sacamos al monte los aficionados tienen potencia mas que suficiente para detectarla. La causa es que está a apenas grado y medio de M42. Es una nebulosa de reflexión, con aspecto de planetaria de apenas un par de minutos de arco. Justo debajo del tahalí de Orion, en un Newton de 20 cm. podemos percibir una nebulosidad alrededor de una estrella brillante, como si nuestro ocular estuviese algo empañado. Se aprecia una silueta que «pincha» la nebulosa hasta el centro. Es debido a que desde nuestra perspectiva una nube oscura de gas molecular frío y polvo se encuentra delante, y es tan densa que bloquea la luz. Son este tipo de nebulosas las que comienzan implosionando y terminan dando lugar a nuevas estrellas. Tal vez esta ya lo esté haciendo.

A pesar de que son recomendables altos aumentos, es un objeto fácil.

Nauyuki Kurita

El brillo de NGC 1999 proviene de la estrella variable V380 Orionis. y el conjunto se encuentra a 1.500 años luz.

En enero de 2000, el telescopio espacial Hubble «disparó» una increíble foto de NGC1999

A unos 2 minutos de arco de NGC1999 hay alguna nebulosidad rojiza débil detectable en fotografías. La región contiene un par de cúmulos de estrellas muy próximas cuyo poder de repulsión entre sí causan ondas de choque en forma de arcos. Estos objetos fueron reconocidos por vez primera por Guillermo Haro y George Herbig en los años 50. Hoy se los conoce como HH1 y HH2.

Este tipo de objetos activos son conocidos como objetos Herbig-Haro, los cuales mueven el gas circundante a velocidades de cientos de kilómetros por segundo. Actualmente hay varios centenares de objetos en el cielo registrados en el catálogo HH.

Un saludo.

Néstor.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén