NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

M64 – GALAXIA DEL OJO NEGRO

Si por algo se caracterizan los cielos de primavera es por la cantidad de galaxias que se ponen «a tiro» desde primeras horas de la noche. Desde Ursa Major hasta Leo, pasando por Canes Venatici, Virgo o Coma Verenices y llegando hasta Corvus, la cantidad de racimos de galaxias es abrumadora. Podemos pasarnos varias noches consecutivas observando galaxias sin repetir ninguna y solo lograremos cubrir una pequeña parte de todo lo que está al alcance de un telescopio modesto. En algunas zonas hay algunas galaxias que, pese a que son brillantes y están bien posicionadas, no son fáciles de encontrar porque hay otra media docena por sus alrededores que rivalizan en forma y vistosidad. No es raro que el observador se sienta abrumado, perdido, y busque galaxias más solitarias.

Una galaxia que puede servirnos de oasis entre tanto tumulto, brillante y relativamente solitaria es M64 en Coma Berenices, espiral conocida con el sobrenombre de «galaxia del ojo negro».

Fue descubierta por Edward Pigott el 23 de marzo de 1779, justo doce días antes de que Johann Elert Bode la encontrara independientemente. Casi un año después, el 1 de marzo de 1780, Charles Messier la redescubre también independientemente. Hay que apuntar aquí que el descubrimiento de Pigott permanece casi en el olvido hasta el año ¡2002!

La galaxia se encuentra a unos 17 millones de años-luz, aunque no parece que haya consenso entre las diferentes medidas. Mientras algunas fuentes indican 12 millones de a.l. el Nearby Galaxies Catalog indica 14, Burnham oscila entre 20 y 25 y Holmberg lo estima en 44 millones. El caso es que la estimación de la distancia midiendo la recesión se ve muy influida por la proximidad del cúmulo de Virgo. La búsqueda de variables cefeidas hasta el momento ha sido en vano, y tampoco se ha registrado nunca una supernova en M64.

Se le estima un radio de 43 a.l., y su magnitud aparente es de 8,5. Las medidas son 9,3 x 5,4 minutos de arco.

La característica diferenciadora de M64 es esa zona oscura alrededor del núcleo, las nubes oscuras situadas en el lado más cercano de la galaxia y que le dan el aspecto de un ojo. (?)

Esta banda oscura de partículas de polvo absorbe la luz procedente del núcleo galáctico.

Los astrónomos creen que esta zona es el resultado de una colisión entre dos galaxias. Una galaxia satélite fue fagocitada hace mil millones de años, siendo destruída casi totalmente, aunque mediciones hechas con el Telescopio Espacial Hubble en la década de 1990 mostraron cosas interesantes. Al parecer la M64 está compuesta por dos corrientes que giran sobre un mismo centro. El más interno, que se extiende unos 3.000 a.l. y el más externo, que llega hasta los 40.000 a.l. (unas 10 veces más) y que gira ¡en sentido contrario!  Esto causa una tasa de formación estelar altísima en la zona que separa ambas corrientes, abundando allí estrellas jóvenes azules y zonas de formación estelar que brillan muchísimo en la zona ultravioleta del espectro.

M64 fue pronto identificada como radiofuente y catalogada como PKS 1254+21. El núcleo también tiene cierta actividad y muestra unas líneas de emisión débiles de tipo Seyfert 2.

Todo esto está muy bien, pero ¿cómo es la galaxia al ocular y cómo la encontramos?

Fijándonos en el triángulo formado por α, β y γ de Coma Berenices, siguiendo la línea que une α con γ a un tercio del camino entre estas dos estrellas se encuentra M64. La podemos encontrar usando un ocular nos ofrezca pocos aumentos y campo generoso aunque, si estamos bajo un cielo oscuro, la galaxia se puede ver con un buscador de 8×50. Es fácil de encontrar tanto por su magnitud como por su cercanía al cúmulo globular M53.

Visualmente se aprecia su forma irregular con brillo y textura no continuos; Un óvalo brillante orientado de E-SE a O-NO con un núcleo indudablemente brillante. En el exterior el brillo no cae abruptamente, sino que lo hace muy poco a poco y alejándose bastante del centro de modo que cuanta más capacidad recolectora de luz tenga nuestro telescopio más grande se apreciará la galaxia.

La zona oscura que caracteriza a M64 puede apreciarse con dificultad en telescopios de 120mm. de apertura aunque es con 150mm. cuando lo resolveremos ya sin dudas.

-Con esta apertura y a unos 170x el «Ojo Negro» se puede apreciar tímida pero claramente al norte del núcleo. Con visión lateral podemos hacer «crecer» el núcleo, lo que hace empequeñecer el ojo negro.

-Con 200mm. de apertura la impresión es de ser redonda y brillante. Con 200x el halo alrededor del núcleo se muestra grande y brillante y el «ojo» oscuro más que obvio.

-Con 300mm. y 300x se hacen más evidentes los detalles vistos con aperturas inferiores, el núcleo es casi estelar y como recogemos más luz los exteriores crecen considerablemente, pareciendo que la nube oscura está más pegada al núcleo. Una estrella de 15ª magnitud cae en el límite Este de la galaxia.

-Con aperturas superiores y conservando los aumentos por debajo de 300 lo que más noto es que la periferia, esa que decíamos más arriba que gira del revés, llega bastante más lejos y el núcleo está empequeñecido, lo que da la sensación de recordarla más grande. La zona oscura está más definida cubriendo aproximadamente un tercio de la circunferencia que rodea el núcleo. Aunque por su naturaleza no se pueden discernir bien los brazos, sí que se le llega a intuir el sentido de giro.

Observaciones y descripciones «clásicas»:

       • William Herschel observó M64 dos veces, en 1785 y 1789, comparándola ya entonces con un «Ojo Negro causado por una pelea«.

       • Charles Messier, 1 de marzo de 1780: «Nebulosa descubierta en Coma Berenices, la mitad de aparente que la que hay debajo de la cabellera [M53]»

       • Pigott: El 23 de marzo de 1779 descubrí una nebulosa en la constelación de  Coma Berenices, hasta ahora, presumo, inadvertida; al menos no mencionada ni en  «Astronomía» de M. LaLande, ni en el amplio catálogo de estrelas nebulares de M. Messier [de 1771]. Lo he observado con un instrumento acromático de tres pies de largo […]

       • Bode: Bode 77. «Una estrella nebulosa» .

«El 4 de abril de este año [1779], cuando localicé el cometa al norte de Vindemiatrix en La Virgen, encontré una pequeña estrella nebulosa, un grado al noreste de la 35ª estrella de la Cabellera de Berenice […]

No es por pertenecer al catálogo Messier pero este objeto debería ser obligatorio cuando lo tenemos “a tiro”.

Toda una delicia de galaxia.

¡Nos vemos ahí fuera!

Néstor.

Artículo adaptado del aparecido en la Revista RIGEL nº 226 de la Asociación Valenciana de Astronomía.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

0 Comentarios

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén