NESTORGM.COM

Astronomía, astrofilia, libros... y alguna rareza que otra

ALGO MÁS QUE M42

Ya está aquí el invierno, y con él las noches vienen dominadas por Orion y M42, la capilla sixtina de los cielos. Un objeto extraordinario que, por famoso, hace que desconozcamos buena parte de otros objetos que hay en Orion o sus inmediaciones.
El pasado invierno hice varias veces un itinerario por Orion intentando ver algunas de las piezas que guarda El Cazador.

¿Qué tal si buscamos algunas de ellas la próxima vez que salgamos a observar?

En la constelación vecina del Unicornio, tenemos a la nebulosa Roseta NGC 2244 ó 2238. Nebulosa asociada a cúmulo abierto. Un objeto para observar con prismáticos o con un ocular de grandísimo campo real. Yo utilicé un ocular que me ofrecía apenas 21X y que va pasadísimo de pupila de salida (12mm.), pero única posibilidad para abarcar un objeto de estas dimensiones. En principio parece que hayamos encontrado un abierto sin rastro de nebulosidad, pero al poner un filtro OIII en el eje óptico… ¡tachán! aparece de repente la nebulosa que conocemos de las fotografías, de luminosidad superficial débil pero con detalles como el gran hueco central.

Nos vamos ahora hacia Gemini, M35, para que nos sirva de guía hacia próximos objetos, en la vertical de Orion. Este es un abierto grande y brillante de medio grado de diámetro, que también a medio grado se ve acompañado por otro mini abierto NGC 2158 esta vez muy pequeño y débil.

A unos 3º y medio aprox. vamos a buscar NGC 2175, otra nebulosa asociada a cúmulo abierto. Otro objeto de esos que cambian como de la noche al día al ponerle un filtro nebular. Puede que la falta de estrellas de referencia le haga a uno equivocarse (a mí me pasa) e ir a parar al vecino NGC 2129, abierto brillante pero que no guarda ninguna sorpresa en el interior. La nebulosa en cuestión es, siempre con filtro, un magnífico astro de medio grado que muestra zonas claras y oscuras en el interior. Con aperturas de 300mm. en adelante los detalles que aparecen al ocular son incontables.

Perfectamente podíamos ir ahora hacia M1 en Tauro, pero como es archiconocida y hoy se trata de buscar objetos un poco menos vistos, torzamos hacia el S.O. para encontrarnos con NGC 2169:
En triángulo con Nu y Xi Orionis. Es un abierto. O un asterismo. O las dos cosas a la vez, el caso es que yo le pondría el calificativo de objeto “divertido”. Uno no tiene mas que inclinar la cabeza en el sentido adecuado para ver punteado en el cielo el número 37, apodo que tiene este objeto. Es uno de mis preferidos como curiosidad a la hora de enseñárselo a alguien que no lo haya visto todavía.

Ya cerca del cinturón de Orion nos acercamos hasta M78, brillante nebulosa de emisión, mag. 8, inmersa en el mismo complejo nebular que M42. Aunque esto último no se pueda intuir visualmente, sí que tiene un par de compañeras de brillo considerable NGC 2067 y 2071.

Nos metemos de lleno en el cinturón para avistar la nebulosa de la llama, o de la hoja, NGC 2024 vaya. Es visible con telescopios modestos, incluso el entrante oscuro que la parte en dos. Con aperturas de 20cm., tal vez incluso con 15cm., también se aprecia alguno de los entrantes radiales que hacen a este objeto parecer una hoja en fotografías.
La presencia agobiante de Alnitak hace que no se pueda sacar mucho más de este objeto ni se gane contraste al poner filtros.
A apenas medio grado, a medio camino entre 2024 y la Cabeza de caballo, se encuentra NGC 2023, mag.7’7, redondita, pequeña y que como es una nebulosa de reflexión no responde bien a filtros.

¿Y qué hay de B33? El año pasado yo no lo conseguí. Tal vez sea que no tengo suficiente paciencia. A últimos de año lo intentaré en una noche monográfica para ver si lo logro.

B33 no es una nebulosa brillante, sino una nebulosa oscura recortándose sobre un fondo mas claro. El fondo en cuestión es la nebulosa IC 434, Nebulosa difícil, aunque detectarla o no depende más del cielo que tengamos que de una gran apertura. En cuanto a filtros, cuentan por ahí que el H beta es milagroso, estando contraindicados tanto UHC como OIII.

Y abandonamos la zona para descender vertiginosamente hasta el tahalí de Orion donde se encuentra M42. Esta vez vamos a pasar de ella. Ya la hemos visto bastantes veces otras noches.

En vertical siguiendo las tres componentes del tahalí nos encontramos con NGC 1999 un objeto que sería conocidísimo si estuviese en otra constelación menos poblada. Se trata de una fácil nebulosa difusa pero con aspecto de planetaria, redonda, blanca y brillante. De hecho parece una estrella rodeada por una densa nebulosidad. Mide un par de minutos de arco y mag. 10. Se aprecia una “muesca” a modo de cuña triangular que rompe su circunferencia. Si la noche permite meter aumentos puede mostrar más detalles. En las fotografías de gran resolución, esta nebulosa tiene en su centro el aspecto de NGC 7000 con su “golfo de México”, la muesca que percibimos en visual, bien definido.

Parece que ya está bien la cosa de objetos.
Tenemos alguna nebulosa planetaria en Orion y objetos interesantes en las constelaciones vecinas pero con estas ya está bien por ahora, ¿no creéis?

Saludos a todos.
Néstor.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 NESTORGM.COM

Tema de Anders Norén