EL FAQUIR. Ramiro Calle.

Argumento

Hernán, un occidental con vacío existencial, se embarca en un viaje a las profundidades de la India para buscar enseñanzas, métodos y claves e intentar solventar esa insatisfacción o vacío existencial. El sentido de la vida, vaya.

En esa búsqueda por un país de tradiciones milenarias va viéndose con diferentes yoguis y maestros a los que pregunta por un manuscrito secreto “El Hombre Feliz en la Cueva del Corazón”. Conoce a una mujer de origen inglés cautivada por la cultura local y finalmente le aconsejan recibir las enseñanzas del alambrista Suresh, un original personaje que pertenece a un antiquísimo linaje de faquires. Los Rasayani. Éstos han ido adquiriendo y perfeccionando durante siglos la habilidad de “desprenderse” de ataduras físicas, mentales y emocionales llegando a tener un dominio exquisito sobre el cuerpo y conseguir proezas cuasi imposibles mediante un disciplinado entrenamiento mental y físico. De ese modo se encuentran con las profundidades de su ser.

El encuentro entre Hernán y Suresh no es muy motivador para el primero. La primera impresión es de un funambulista “busca vidas” con una gran habilidad sobre la cuerda floja o el alambre pero… detrás de esa desaliñada apariencia hay un gran yogui, uno de los últimos de su clase, que conoce y domina técnicas milenarias para conseguir entrar cuerpo y mente en éxtasis abandonando los condicionantes de cuerpo y mente para adentrarse en un no-tiempo, un estado de consciencia conocido como “vacío primordial”.

Hernán ya no vuelve a ser el mismo después del entrenamiento físico y mental al que se somete durante su aprendizaje al lado de Suresh. Se ha transformado internamente. Lo que en un principio le parecía banal e incluso innecesariamente arriesgado, que era aprender alambrismo resulta ser una parábola sobre la vida, y así se lo va haciendo comprender Suresh:

Las claves de “El Faquir”

“La vida es imprevisible; haz lo mejor que puedas a cada momento. Sé certero, preciso, diestro. En el alambre de la vida es donde podrás adiestrarte en la acción correcta, conectando con tu sabiduría primordial, permitiendo que la mente profunda y luminosa actúe sagazmente por ti. En el alambre de la vida no hay lugar para la pusilanimidad ni la aprensión, pero tampoco para la irreflexiva y ciega osadía.” 
“No te dejes vencer por el miedo y confía en tus recursos internos. No hay alambre más difícil que recorrer que el de la vida. Atención, disciplina, el sentido despierto del aquí y el ahora, ecuanimidad y prestancia; todo eso y mucho más se requiere para ser un buen funámbulo existencial. El alambre de la vida puede romperse en cualquier momento; que no te coja con la consciencia dormida.”
“La vida tiene el sentido que quieras procurarle. La vida es para vivirla con plenitud y consciencia, y no solamente para estar opinando sobre ella.  Haz de la atención tu mejor aliada.”
“En la senda del faquir, vida y muerte siempre están presentes. No nos ligamos a nada porque la ligadura es terrible. Disfrutamos sin aferramiento. Hacemos de la vida una danza, una celebración, sin aferramiento ni apego. Somos funámbulos bien despiertos y nunca sonámbulos psíquicos.”
“La realización es aquí o nunca; la libertad interior se va consiguiendo a cada segundo. Si lo dejas para mañana, nunca llegará el mañana. Lo que crees que eres, no eres. Descubre lo que realmente eres. No hay lugar para la holgazanería ni la indecisión. Ni siquiera tienes garantizada una respiración más. ¿A qué esperas?”
“Da la bienvenida a todo lo que ayude a ser más consciente y compasivo. Descarta todo lo que aturda tu entendimiento o atolondre tu consciencia. Cultiva las semillas positivas interiores que te ayuden a caminar aguerridamente por “el alambre de la vida”. El paso firme y la mente disciplinada.”
“Faquir quiere decir pobre y quiere decir mendigo. El faquir es un mendigo de las realidades superiores, del toque del Absoluto; el faquir es un pobre de ego, una persona humilde. En el corazón de todo el que busca se escucha la voz del Faquir, que nos llama al despertar de la consciencia y a ir más allá de la consciencia.”
“Cuanto más pobre seas de orgullo, envidia, celos, odio, apego y vanidad, más faquir eres. Todos somos chispas de Conciencia que emergen del Vacío Primordial, que lanza desde su insondable inmensidad un “alambre” que es la vida. Cada uno tiene su alambre y por él hay que aprender a caminar, con cordura pero con entusiasmo, con precisión pero con intrepidez. Mente lúcida, amor y ecuanimidad.”
“Al sufrimiento no añadas sufrimiento. Que el placer no sea el cebo que nos hace tragarnos el anzuelo. No estés en el juzgar, sino en el comprender. No estés ni en el dar ni en el tomar, sino en el ser.”
“El aprendizaje no tiene fin. Siempre somos aprendices y hay que seguir aprendiendo. Sólo la muerte puede apartar al funámbulo del entrenamiento, y no olvidemos que todos somos funámbulos en el alambre de la vida.”

Conclusión

Mi forma de ver el mundo está en las antípodas de la mística, “los otros planos”, “las otras realidades”, etc. pero hablando de realidades, es una realidad que durante milenios, prácticamente desde los orígenes de la consciencia humana, siempre se ha abordado el tema de la paz mental, las emociones y el bienestar con uno mismo desde puntos de vista místicos, mágicos y difusos, ya sea desde prismas religiosos o agnósticos. Ni siquiera hoy en día, con los medios de que disponemos, hemos avanzado significativamente en la comprensión del funcionamiento de partes esenciales del por qué somos como somos y muchas veces nos vemos abordando estos temas “por aproximación”. Teniendo en cuenta este punto de vista, me parece interesante conocer, aunque sea a través de una novela, cómo abordan estos temas algunas tradiciones antiquísimas que a duras penas todavía perduran. Porque esa ha sido desde siempre “la realidad” de cómo se percibía la mente, “el alma” desde siempre. Y por mucho que nos esforcemos, arrastramos muchos milenios de creencias en intangibles, explicaciones del mundo y de la realidad sin solidez, como para desprendernos de ese pasado de un plumazo.

Muchas tradiciones, culturas y/o religiones dan su versión y su explicación de su realidad basadas en mitos, en escrituras sagradas y en profetas que un día, hace muchos siglos estuvieron en línea directa con el dios de turno y nos instruyeron sobre lo que teníamos que pensar y en lo que teníamos que creer.

Me parece interesante que en las tradiciones hindúes buena parte de esa visión sobre cómo tratar las emociones, la paz o sosiego interior, etc. vengan de la mano de gente que habla más por experimentación propia que debido a dogmas.

A Ramiro Calle le aplicaría el mismo beneficio de la duda. Pese a ser místico y tratar la naturaleza humana desde puntos de vista intangibles, no deja de ser útil la experiencia directa en ese campo y más aún el contacto directo que ha tenido con diferentes sabios de las tradiciones espirituales orientales. Y ello nos puede aportar algún beneficio. Otra cosa es que chirríe su aparición en determinados programas de misterio como Otra dimensión de Tele 5 o Cuarto milenio de Cuatro, los cuales convierten la ignorancia y la confusión en industria. A mí me chirría, y mucho.

El autor

Ramiro Calle, pionero de la enseñanza del yoga y el orientalismo en España, dirige desde 1971 `Shadak`, el mayor centro de yoga del país por el que han pasado más de trescientas mil personas. Con más de doscientos libros en su haber, es el más prolífico escritor orientalista de España y uno de los más importantes de Europa. Ha impartido clases en la Universidad Autónoma de Madrid sobre los beneficios de la meditación en la psicoterapia y la neurociencia. Gran investigador de Buda y sus enseñanzas, ha viajado un centenar largo de veces a la India. Durante cuatro décadas ha explorado, investigado y aplicado métodos de meditación, calma y equilibrio mental mezclando las tradiciones orientales con los conocimientos occidentales.

Es frecuente su presencia en los medios de comunicación. Entre sus últimos libros cabe destacar Ingeniería emocional (su mayor éxito de ventas) y El gran libro de la meditación.

Aquí dejo el enlace una entrevista que le hicieron en el programa Pensamiento Positivo:

Acerca de