EL CISNE NEGRO. Nassim Nicholas Taleb.

Antes del descubrimiento de Australia, los europeos no tenían ningún motivo para pensar que podía existir un cisne negro. Hasta que llegamos a Australia, y el descubrimiento de una sola ave acabó con siglos de evidencia. Este hecho ilustra una grave limitación de nuestro aprendizaje a partir de la observación y la experiencia.

Nassim Nicholas Taleb, autor de The Black Swan

Un cisne negro es un suceso atípico, no está previsto ni es previsible, y se encuentra fuera del ámbito de las expectativas. Es un suceso que causa un impacto radical. Es entendible y explicable una vez que ha ocurrido pero nunca antes de que ocurra

El concepto se hizo célebre cuando Nassim Nicholas Taleb, publicó el libro con el mismo título allá por 2007. Según taleb, ta economía y sus grandes actores, como bancos y grandes empresas son muy susceptibles de sufrir eventos peligrosos, Cisnes Negros, que lo cambian todo de manera radical y que provocan pérdidas que rebasan cualquier planificación estándar. El autor pone numerosos ejemplos de Cisnes Negros a lo largo de la historia pero cabría señalar, por recientes, la crisis financiera que comenzó en 2007 y 2008, el éxito de Google y Youtube o los atentados del 11-S.

Para Taleb, los Cisnes Negros son el hilo conductor de la historia. Han formado parte de los acontecimientos importantes desde siempre, a nivel macro pero también a nivel personal. ¿Y por qué motivo no se pueden prever estos fenómenos? Pues simplemente porque confeccionamos nuestros modelos sobre hechos o sucesos ya conocidos, descuidando lo altamente improbable, lo desconocido. Nuestra habilidad para adelantarnos a los hechos se limita a predicciones sencillas y ámbitos muy cotidianos y también sencillos como la cantidad de accidentes en carretera. A partir de ahí, fallamos estrepitosamente.

Ello también implica un importante coste de oportunidad, ya que quienes de verdad se adentran en las posibilidades improbables e imaginan soluciones o catástrofes, son ignorados invariablemente.

El Caso del Pavo de Russel, que viene a ser una parábola, ilustra muy bien la situación de obtener conclusiones generales a partir de datos particulares:

El pavo comprobó que todas las mañanas le daban de comer y, tras varios meses de observaciones, concluyó que existía una ley universal: “Estos humanos tan amables me deben de querer mucho, puesto que todos los días me dan de comer generosamente”. Cuando llegó el día de Acción de Gracias, resulta que los “amables humanos” afilaron el cuchillo y demostraron que la ley formulada por el pavo valía bien poco. Para el pavo, eso era un Cisne Negro; para el carnicero no, porque sabía lo que iba a pasar. Así que el cisne negro depende de nuestro conocimiento. Y debemos tener en cuenta que hay muchas cosas que no conocemos.

Nassim Taleb escribe de forma ingeniosa, amena y está pendiente de no aburrir, soltando chispas de gracia que hacen sonreír. Posee un conocimiento profundo del mundo de la bolsa y la economía, así como de probabilística y ciencia cognitiva. También de filosofía.

Este es uno de esos libros que aparecen muy de cuando en cuando para dejar claro un concepto o una idea durante mucho tiempo. Un punto de inflexión en este área del pensamiento. Yo lo pondría al mismo nivel que Inteligencia emocional, de Goleman supuso para la psicología y las ciencias humanas. De los que cambian la forma de interpretar el mundo… y la historia. Es sorprendente, categórico en sus planteamientos y con reflexiones bastante trascendentes. Realmente, el libro también es en sí mismo un Cisne Negro.

Se puede desmenuzar mucho más el libro porque, a pesar de ser entretenido, es a la vez muy denso y lleno de conceptos importantes pero… como no estoy seguro de saber transmitir estos conceptos tal cual son y de no olvidarme de ningún concepto clave, dejo por aquí algunos buenos vídeos con entrevistas al autor precisamente sobre el concepto de Cisne Negro:

Acerca de